El Presidente de la entidad, Luís Fernando Silva Sánchez, reclamaba la cantidad de 210 euros al Cónsul alegando que su pasaporte diplomático era falso y le reclamaba también sus gastos de hotel en el país. La demada motivó una orden de entrada y registro a la oficina consular y que el juez de instrucción ordenara el decomiso del pasaporte del Cónsul.

En enero de 2009, el Presidente de la ONG “Mujer y Madre”, tramitó a través de este Consulado un visado de entrada a Guinea-Bissau, y se reunió con el Cónsul a los efectos de facilitar por su intermedio un acuerdo de colaboración entre su entidad y el Gobierno guineano.

El Sr. Silva, Médico de profesión, viajó con esa documentación a Bissau en nombre de “Mujer y Madre”, y si bien pudo realizar parte de su trabajo, exigió judicialmente que le fuera devuelto el dinero del visado y sus gastos de hotel, alegando que el Cónsul Honorario Dr. Darío Herchhoren estaba usurpando funciones que no le correspondían.

La querella, tramitada en los juzgados de Madrid, fue aceptada a trámite e incluso se autorizó una orden de detención, entrada y registro en la oficina consular guineana, que finalmente no fue llevada a efecto ya que el Dr. Herchhoren puso a disposición de las Fuerzas de Seguridad su documentación acreditativa a los efectos de que fuera periciada. Tanto la demandante como el Ministerio Fiscal acusaban a Herchhoren de los delitos de estafa y usurpación de funciones en un expediente plagado de errores procesales e inconsistencias.

Sentencia absolutoria

La Audiencia Provincial de Madrid ha desestimado en 2ª instancia y por segunda vez la querella interpuesta por la Entidad. Los testigos aportados por la demandante acreditaron que viajaron a Guinea-Bissau sin problemas, los peritos de la Policía Nacional verificaron la autenticidad de la documentación del Dr. Herchhoren, y el agente de Policía que en el 2009 formaba parte de la custodia de la Embajada de España en Bissau dudó en su declaración, ya que el mismo tenía un enfrentamiento previo con esta delegación consular por el caso de un nacional de Guinea-Bissau al que la Policía Nacional signó como senegalés, lo que facilitó su repatriación. A este agente acudió la ONG “Mujer y Madre” (que supuestamente brinda ayuda a mujeres inmigrantes) para sostener su disparatada acusación.

Por otro lado, el Cónsul de Guinea aportó las gestiones de protección consular realizadas por el mismo de ciudadanos guineanos residentes en España, su relación con diferentes entidades públicas y privadas españolas, fuerzas de seguridad y también las misivas y correspondencia con el Gobierno de la República. También declaró un representante de la ONG “Ferrocarril Clandestino”, que en su testimonio relató las gestiones del Sr. Herchhoren en materia de protección consular.

Campaña en internet

Pero la campaña contra esta delegación consular no solo se dirimió en los tribunales, también se hizo en la red. Decenas de foros, webs de noticias y blogs se poblaron de comentarios anónimos que reproducían en su integridad las afirmaciones de Luis Fernando Silva Sánchez en su querella contra el cónsul Herchhoren.

Esta sentencia pone fin a cinco años de tránsito de una acción penal del titular de una ONG que ha pretendido con esta acción desvirtuar la actividad diplomática de esta representación mediante una querella, que si bien desde el principio estaba condenada al fracaso, ha pretendido imponer una “pena de banquillo” al titular consular y que afortunadamente no ha sido así. Esta sentencia es una evidente puesta en duda de la ONG “Mujer y Madre” y del Sr. Silva Sánchez y de su actividad en nuestro país.

Madrid, 1 de septiembre de 2014

Mujer y Madre, otro revés judicial
Etiquetado en: